miércoles, 30 de noviembre de 2016

Leo Messi y Gerard Piqué bajas en los entrenamientos


Leo Messi y Gerard Piqué tampoco pudieron participar en el entrenamiento de ayer en la Ciudad Deportiva tras el empate contra la Real Sociedad. Los dos futbolistas acabaron el partido de Anoeta con problemas físicos y no saltaron al césped.

Messi finalizó el partido de Anoeta con molestias por un golpe que recibió en los últimos minutos y Piqué jugó con el tobillo tocado. El doctor Pruna lo que atender durante el partido pero el central pudo completar el partido.

Luis Enrique está pendiente de la evolución de estas molestias de Piqué y Messi para que estén en las mejores condiciones para jugar el Barcelona vs Real Madrid este sábado en el Camp Nou.

El asturiano espera poder recuperar efectivos, como Iniesta y Umtiti, que ya se entrenan con el grupo, Arda Turan, que ya ha recibido el alta médica del proceso febril, y Jordi Alba, que es duda por una contusión en la rodilla derecha .

domingo, 16 de octubre de 2016

El histórico fallo de la dieta baja en grasas


Por años lo que hemos creído correcto con respecto a nuestra nutrición ha resultado ser nocivamente erróneo. Y de hecho este error es el responsable de muchas muertes prematuras a lo largo de nuestra historia reciente.

Y al igual que se ha visto antes en la historia no todo lo que se da por sentado e incluso por evidente resulta ser cierto, y así como con el caballo de Troya este tipo de fallas en cuanto al análisis siempre traen consecuencias que a largo plazo o incluso a mediano plazo resultan fatales.

El error en sí

En términos de nutrición a partir del año 1950 muchos estudios comenzaron a sugerir que una dieta alta en grasas era propiciarse de la obesidad, obstrucción de arterias, problemas cardíacos e incluso diabetes. Llegándose de aquí en adelante a satanizar de una manera sin igual a la figura en si misma de la grasa.

Gracias a esto llegamos a sustituir la leche entera por leche descremada, los productos grasos como la mantequilla, mayonesa y aceite fueron paulatinamente sustituidos. Y ¿sustituidos por qué? Por alimentos ricos en carbohidratos y catalogados en algunas presentaciones como light, por sinónimo de su supuesto bajo aporte calórico.

No obstante con el paso del tiempo y pese a que los estudios tan famosamente citados al respecto solo mostraban una probable disminución del peso y mejora en cuanto a las condiciones de salud alrededor de las enfermedades asociadas con la obesidad.

La mayoría de los gobiernos delineó un plan de mejora en la salud basado en este “probable” resultado, lo que terminó desembocando en el hecho de que la gran mayoría de empresas de alimentos lanzaron al mercado sustitutas de los productos originales por las alternativas antes mencionadas.

Gracias a este plan y a estos tan escuálidos estudios nuestros anaqueles en el supermercado hoy tienen esa apariencia tan light característica.

La realidad


El hecho fue que esta iniciativa misma propician un verdadero experimento en macro que desmontó la iniciativa tan históricamente dada como regla invariable en cuanto a nutrición. Mostrando que contrario a los resultados esperados desde su implementación, los índices de sobrepeso, diabetes y demás problemas asociados a esta condición aumentaron.

Y no solo fue su incremento sino también la disminución en la media de vida de la población víctima de esta tendencia. ¿La razón? Es simple terminamos induciendo deficiencias en nuestro organismo en donde la grasa era necesaria para dar paso a otras alternativas que sólo indujeron un verdadero descontrol metabólico.

Es así como llegamos a la época actual a este mismo año en donde los resultados ya son concluyentes para revocar esta creencia que aún en muchos lugares y mentes se sigue teniendo con respecto a la grasa y sus consumos.

Actualmente muchos gobiernos incluido el de Estados Unidos se encuentra haciendo ajustes radicales a su plan de salud nutricional para poder empezar a corregir este error de décadas y volver a propiciar que las personas vuelvan a la ingesta de alimentos enteros en su dieta diaria.

La solución


La verdadera respuesta no está y con esto quiero ser verdaderamente claro. En que ahora eres libre de comer un kilo de tocino al día o de freír todo lo que ingieras en aceite vegetal. La respuesta pasa directamente por una corrección no excluyendo la grasa de nuestra dieta pero tampoco llevándola a un exceso.

Comer variado todos los nutrientes que el cuerpo necesita de la mano con una disminución en el nivel de carbohidratos del cuerpo es la respuesta propicia para acercarse más a una rutina nutricional que prevenga la condición de obesidad y las consecuencias asociadas a la misma. En este sentido el aceite de oliva, el chocolate negro y leche entera son nuestros aliados.